Las infecciones de sífilis, gonorrea y clamidia están aumentando en los condados de King, Pierce y Snohomish, especialmente entre los hombres gay y bisexuales. Y aún ocurren nuevas infecciones del VIH en los tres condados.

Sin embargo, hay varias maneras de protegerse de estas enfermedades de transmisión sexuales (ETS), sin dejar de tener una vida sexual placentera y saludable.

Condones

Los condones son una de las maneras más eficaces para prevenir el VIH (virus de la inmunodeficiencia humana) y la mayoría de las ETS (enfermedades de transmisión sexual).  Úsalos todo el tiempo, para encuentros repentinos o cuando estás fuera de casa No todos los condones son iguales. Vienen en diferentes tamaños, formas, texturas y materiales. Encontrar y usar un condón (u otro método de barrera) que es adecuado para ti podría aumentar el placer sexual y mantenerte a salvo al mismo tiempo.​

PrEP

PrEP, o profilaxis previa a la exposición, es una píldora que se toma todos los días si eres VIH negativo para reducir el riesgo de infección. PrEP no te protegerá contra cualquier otro ETS.  La píldora funciona mejor en combinación con otros métodos de prevención contra el VIH, como los condones.​

Presta atención a los síntomas

A menudo, el VIH y otras infecciones de ETS no muestran signos ni síntomas, o tienen síntomas parecidos a la gripe. Por esta razón es importante hacerse pruebas de VIH regularmente.​ En los casos que presentan síntomas, a menudo estos son protuberancias o sarpullidos en los genitales, descarga, molestia, comezón o dolor al orinar. ​Incluso una infección que no tiene síntomas puede tener efectos a largo plazo o irreversibles si no se trata adecuadamente. Si notas algo, no lo ignores o esperes que se vaya... sobre todo cuando una infección puede ser tratada o curada fácilmente.​

Pruebas y tratamiento 

Las pruebas son la única manera de saber con certeza si tienes VIH u otro ETS.​

En la mayoría de los casos el proceso es rápido y fácil y tan sólo requiere una muestra de sangre u orine.  Asegúrate de hacerte una prueba al menos una vez al año, o si piensas que tienes síntomas de ETS, o si una pareja sexual te ha dicho que has sido expuesto.

El tratamiento también es importante. Cuanto más tiempo dejes un ETS sin tratarlo, más daño puede hacer, no sólo a tu propia salud, sino también a la salud de tus parejas. Las ETS bacterianas como sífilis, gonorrea y clamidia pueden ser curadas. Las ETS causadas por virus, como el VIH, pueden ser tratadas eficazmente.